2015 davidsant.com - © Todos los derechos reservados
Curando mis alas

Heridas mis alas
vuelo cansado.

No encuentro consuelo
y el profundo dolor
tiñe de rojo bermellón
mi esperanza.

¿Acaso debo vivir volando?

Volar para que nadie
me alcance,
para que nadie
me dañe.

No soy un ángel
más tengo alas
auque no las veas.
En cada herida,
en cada sangría,
deseo emprender
de nuevo el vuelo.

No, no pienses
que te abandono.
Si tú me hieres
y dices que me quieres
no brotaría sangre alguna,
ni clavos me desenterraría.

Ahora que he curado mis alas
a la orilla de tu indiferencia,
vuelo alto e inancanzable.

Se acabó el dolor.

18 de agosto de 2015
diario
frases
videos
libro
autor