2015 davidsant.com - © Todos los derechos reservados
Dispara otra vez

A tiros nos hemos
acostumbrado,
y todos ellos
directos al corazón.
¡Amor, qué puntería!

Dispara otra vez
y apunta bien.
Tengo tantas heridas
que una más
no me va a doler.

Si se acaban las balas,
si dejamos de sangrar
y nos convertimos
en dos putos cadáveres,
esperando ser llevados
a enterrar…

Nunca olvides que todas
mis balas fueron de fogueo,
pues nunca llegué a entender
el tiroteo.

27 de agosto de 2015
diario
frases
videos
libro